Costa Rica: Amenazas de muerte dirigidas a integrantes del Sindicato de Trabajadores del sector privado (SITRASEP)

ACCIÓN URGENTE

Costa Rica: Amenazas de muerte dirigidas a integrantes del Sindicato de Trabajadores del sector privado (SITRASEP). 

Estimados y estimadas compañeras, en el marco de la Campaña por la Libertad Sindical en la empresa privada  estamos solicitando su Solidaridad, para enviar cartas de presión al gobierno costarricense (se adjunta machote), para garantizar la integridad física de los compañeros Jouseth Chaves y Francisco Cruz, integrantes de SITRASEP.

Read more

Se lanza Campaña Por la Libertad Sindical en la Empresa Privada

  • Más de 40 organizaciones sociales, sindicatos y partidos políticos impulsaron creación del espacio 

San José, 21 ago (Prensa Campaña) – Cerca de 40 organizaciones sociales se unieron para lanzar hoy la Campaña “Por la Libertad Sindical en la Empresa Privada”. Entre los integrantes se pueden encontrar grupos de todo el país: campesinos, ambientalistas, partidos políticos, estudiantes y sindicatos.

Read more

Documental Colombia Invisible

La Colombia invisible, dirigido por Unai Aranzadi (producido por Independent Docs para la Mundubat Fundazioa

Más me informo, y las cifras y el horror me lo confirman: quizás no ha existido en la historia humana un Estado tan violento como el colombiano. Tan solo desde la década de 1980, se contabilizan 5 millones de desplazados, más de 100.000 desaparecidos, 3.000 sindicalistas asesinados, y un promedio de 10.000 asesinatos con tinte político al año. Cifras que superan la criminalidad que vivieron los países del cono sur latinoamericano bajo las terribles dictaduras de los años 1960 y 1980.

Recordemos que Colombia, aparentemente, es una democracia.
Lo dicen la ONU y otras organizaciones internacionales de derechos humanos: la casi totalidad de muertes son producidas por agentes del Estado y sus paramilitares. La inmensa mayoría de asesinados no son guerrilleros ni sus posibles colaboradores. Bien lo expresa Unai Aranzadi, el director del documental La Colombia invisible: “Si superponemos el mapa de la presencia de las multinacionales y de los grandes megaproyectos económicos, sobre el mapa de la presencia paramilitar, veremos que coinciden perfectamente.” Además de tener más efectivos en sus Fuerzas Armadas que cualquier otro país de América Latina, se calcula que 20.000 paramilitares están bajo su mando, sembrando el terror, haciendo el trabajo sucio y financiándose con el tráfico de cocaína.

El trabajo de Unai se titula La Colombia invisible porque muestra una Colombia que no existe para los grandes medios hegemónicos de comunicación. Ellos relegan a la insignificancia el dolor y la muerte de miles y miles de humanos, quizás porque casi todos son pobres. Nada importa que se descuarticen mujeres, bebés, adolescentes y ancianos a machete o motosierra; que para desaparecer los cuerpos sean arrojados a lagunas repletas de cocodrilos, criados para tal fin, o quemados en incineradores, como lo hizo el nazismo. Hace pocos años se encontraron más de dos mil cadáveres en una fosa: el Ejército nada sabía, aunque pocos metros la separaban de una instalación militar. Esto no existe para el mundo, porque la gran prensa oculta o tergiversa. O las dos cosas.

Unai fue a Colombia, y por poco no se recupera de lo que vio y filmó. Recuerdo cuando me contó que ya tenía ese testimonio listo para ser mostrado, pero, ¿dónde? ¿En qué sala? ¿A quién le podría  importar el tema? Quería hacer copias y regalarlas. Pero el contenido de su obra es tan humanamente  terrible y, en especial, honesto, que ha ganado ya varios premios internacionales.

Cuando vi el documental me volvió a doler mi Colombia, repleta de riquezas como pocos países en el mundo, y con millones de sus gentes que huelen a pobreza y sufrimiento. Pero que ante cualquier esperanza de una vida mejor sonríen optimistas.

Hernando Calvo Ospina, periodista colombiano. Autor de Colombia, laboratorio de embrujos. Democracia y terrorismo de Estado, prólogo de Ignacio Ramonet, Foca, Madrid, 2008

¿Que siguió despues de la guerra civil en El Salvador?

Por Oscar, desde El Salvador

1.ORIGENES DEL CONFLICTO ARMADO.-

La guerra civil en El Salvador inicio oficialmente en 1,980 y finalizo con los acuerdos politicos de 1,992 entre el Frente Farabundo Marti para la Liberacion Nacional (FMLN) y el Gobierno de El Salvador (GOES).

Es importante aclarar que el FMLN fue una alianza de naturaleza politica y no ideologica, pues en ella se integraron personajes de izquierdas y de derechas, entre comunistas, anti comunistas y no comunistas. Las principales organizaciones que integraron esta alianza fueron el Partido Cominista de El Salvador (PCS), el Partido Revolucionario de Trabajadores Centroamericanos (PRTC), las Fuerzas Populares de Liberacion (FPL), la Resistencia Nacional (RN) y el Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP).

Las causas que originaron el conflicto armado fueron de carácter estructural, su naturaleza sistemica y su alcance integral, en un pais dominado por la oligarquia cafetalera donde la riqueza se acumulaba en pocas manos y el pueblo cada vez mas precarizado, jornaleros, estudiantes, campesinos,religiosos, obreros, pueblos originarios y una capa de intelectuales organicos eran constantemente asesinados, consecuentemente las voces clamantes por justicia se multiplicaban mientras el pais se sumergia en sangre y represion, cada manifestacion de las organizaciones populares costaba vidas, la universidad de El Salvador (UES), la unica publica del pais, era constantemente intervenida y saqueada por los grupos militares y para militares del gobierno, niñas y niños eran reclutados forzosamente por la Fuerza Armada (FAES) arrebatados de sus hogares y el asesinato de religiosas y religiosos se hacia mas constante, el caso del padre Rutilio Grande y Monseñor Oscar Arnulfo Romero fueron la llama que incendio la indignacion popular, situando como unica via para la lucha una guerra civil.

Doce años de conflicto armado dejo mas de ochenta mil asesinatos a causa de la guerra y miles de desaparecidos, el apoyo economico, politico y militar del imperio estadounidense se acrecentaba para el GOES, mientras la guerrilla luchaba hombro a hombro con la sociedad, fue por ese motivo que la Fuerza Armada nunca pudo derrotar militarmente al movimiento insurgente, pues este luchaba desde adentro de la sociedad y fuera del sistema.

2. ACUERDOS POLITICOS DEL FIN DE LA GUERRA CIVIL (RENUNCIA A LA POS GUERRA).-

Despues de una guerra nunca viene la paz, hay un momento historico denominado pos guerra, en el cual se diseñan los pilares de un nuevo estado y las reglas del regimen de una nueva sociedad.

La oligarquia cafetalera se habia convertido en oligarquia financiera y era necesario para sus intereces introducir el Neoliberalismo a como diera lugar, la Fuerza Armada habia dejado de ser la clase gobernante y los partidos politicos comenzaban a administrar el gobierno, la alianza politica FMLN tenia contradicciones internas , la URSSS habia caido y Estados Unidos se creia el dueño del mundo e impulso una salida negociada del conflicto armado en El Salvador, todas estas condiciones objetivas dieron lugar a las negociaciones entre el GOES y el FMLN.

Uno de los principales puntos en la mesa de negociacion era la superacion de la exclusion politica, por lo que fue necesario diseñar un nuevo sistema legal que permitiera la participacion por la lucha del gobierno desde el sistema, utilizando la via electoral, para que esto fuera acordado era necesario renunciar a la pos guerra, cuyas caractertisticas fueron las siguientes:

  • Renuncia a la continuidad. Lo que significo abandonar el proyecto revolucionario historico asumiendo un programa social democrata que impulsara cambios pero no transformaciones estructurales.
  • La muerte del FMLN y la construccion de un nuevo partido politico que jugara a la izquierda del sistema. El primer paso fue desarticular a las organizaciones populares y sociales en alianza denominado FMLN y la creacion de un partido politico de derechas con el mismo nombre de la historica alianza guerrillera, denominado hoy en dia fmln, delimitando su accionar a coyunturas electorales, abandonando la formacion y lucha politica, es desir, se dejo de hacer politica, pasando de ser sujeto a ser objeto y se comenzo a incursionar en los negocios, por eso muchos dirigentes de la otrora insurgencia aparecen hoy como grandes empresarios del gran capital que a la vez son funcionarios publicos, pues se les permitio en este nuevo diseño ser Alcaldes, Diputados y hasta Presidentes de la Republica, siempre y cuando no atentaran contra el sistema capitalista y el poder hegemonico.
  • La Anomia Social y el Bi Partidismo. Esto tiene un profundo y planificado proceso de abandono de la conciencia revolucionaria en el subjetivismo colectivo, diseñando una poltica cultural neoliberalista fundamentada en el darwinismo social, individualismo y consumismo, alimentado por programas educativos del Tuning cuya matriz es la educacion por competencias diseñado para la preparacion de mano de obra barata al servicio del gran capital y bonbardeos de los aparatos ideologicos que anulan toda capacidad de critica y rebeldia, sometiendo a una paralisis social a casi todo el pueblo salvadoreño, cuya forma de expresion y lucha por la transformacion se delimitan al juego electoral, donde aparece un polo de derecha tradicional denominado Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), principal propulsora de las privatizaciones de casi todos los servicios publicos, la dolarizacion que genero mas acumulacion para el gran capital y precarizacion para el pueblo y los tratados de libre comercio, que no es mas que la entrega de la soberania economica y alimentaria al imperialismo estadounidense y un polo de la oligarquia en ascenso denominado Frente Farabundo Marti para la Liberacion Nacional (fmln), que se presenta cautivante retomando los simbolos de la izquierda al votante de izquierdas, pero cuya naturaleza es ahora de derecha expresada en un plan economico neoliberal sometido a los Estados Unidos que se ha llamado Alianza Para la Prosperidad, una estrategia politica de lucha desde el sistema pero fuera de la sociedad y la continuidad de programas asistencialistas de los gobiernos areneros, pero sin impulsar transformaciones estructurales como una reforma fiscal, agraria, educativa y de salud, convirtiendonos ademas el segundo pais en America Latina con mayor ingerencia de los grupos especiales militares del pentagono.
  • Canalizar la energia de los jovenes y la destruccion de la pequeña burguesia intelectual. Aparecieron nuevos actores en el escenario social, principalmente las denominadas MARAS, cuya funcion se caracteriza por asesinatos de jovenes en la lucha por los territorios para la comercializacion del narcotrafico, la extorcion a micro y pequeños empresarios y el reclutamiento forzoso en escuelas y cantones de niños, niñas y adolescentes, estas organizaciones comenzaron a evolucionar politicamente y se integraron a grupos redes de poder del narcotrafico integrados por jueces, medicos, policias, militares, abogados, profesores, empresarios, militantes de partidos politicos,funcionarios publicos y dirigidos por la gran oligarquia transnacionalizada. Por otro lado la capa media casi se a extinguido y el sosten de la economia dejo de ser la productividad y comenzo a sostenerse por las remesas de salvadoreños y salvadoreñas migrantes principalmente en los Estados Unidos, mas de dos millones de compatriotas expulsados del pais por la actual guerra social y precarizacion economica.3. ¿DEBE APRENDER COLOMBIA DE LA EXPERIENCIA SALVADOREÑA?.-Existen diferencias fundamentales, geostratigicas, estadios historicos y actores politicos, por un lado las FARC tiene un fundamento ideologico cuyos origenes se encuentran en el asesinato de Jorge Eliezer Gaitan, candidato a la presidencia del Partido Liberal, siendo ademas una guerrilla no tan pobre, a diferencia del FMLN que tuvo un fundamento politico con pocos recursos economicos, por otro lado las oligarquias colombianas no todas estaban hasta antes del plebiscito integradas directamente en la mesa de negociacion, siendo la oligarquia agraria quien mas se aponia a los acuerdos pactados en la Habana entre la oligarquia financiera y las FARC.

    Lo importante es que la historia nos demostro a los y las salvadoreños y salvadoreñas que las negociaciones no versan sobre el fin del conflicto, sino sobre una salida negociada de la guerra, es decir, siendo el conflicto el contenido y la negociacion el continente, no se superan las causas estructurales sino es con la participacion protagonica del pueblo en su conjunto.

    Nuestros hermanos y hermanas colombianos y colombianas estan en el camino de ser sujetos historicos y no objetos de la historia, donde la esperanza de una nueva sociedad se materializa en no abandonar la accion politica protagonica en las luchas sociales que superen las transformaciones del sistema.

    Desde El Salvador nos sumamos al clamor popular de toda america latina unida y de los pueblos en resistencia articulando esfuerzos por una nueva region.

    Un abrazo a todas y todos…

#VideoColumna de Opinión desde Cuba

 

VideoColumna de opinión de CUBA, nombre ancestral que viene de “Cua Hua” que significa Lugar de los Cangrejos y es el nombre con el que que en la lengua de los antiguos Guayas pueblo originario de esta parte de Abya Yala conocía a la isla real De Cubagua (la menor de las islas del Estado Nueva Esparta, Venezuela). De Cubagua deriva su nombre CUBA. Cuba hoy es conocida como la “Llave de Nuestra América” ​​- Abya Yala

Por Achiote Comunicaciones

PRONUNCIAMIENTO CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL EN HONDURAS

Ante la criminalización de la protesta social en la principal casa de estudio superiores de  Honduras (UNAH)  hacemos un llamado internacional ya que este seis de junio de 2017, se declaró culpables a los tres estudiantes universitarios y defensores de derechos humanos: Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa  al delito de Usurpación de un derecho real en perjuicio de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.  Desde nuestra Abya Yala la juventud en lucha  nos pronunciamos de la siguiente manera:
Read more

En Colombia quieren ahogar las semillas de la paz

Por: Cubio Colectivo Agrario Abya Yala

En Colombia la alegría por el fin del conflicto armado entre el gobierno y las FARC-EP, pareciera olvidarse por momentos, pues presenciamos una nueva oleada de violencia contra las organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos. Las negociaciones que se desarrollaron en la Habana, Cuba, después de casi cinco años cerraron con la firma de un Acuerdo Final. A pesar de la derrota del plebiscito el 2 de octubre, las partes lograron alcanzar un segundo acuerdo de 310 páginas firmado el 24 de noviembre de 2016 por el Presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño alias Timochenko, máximo jefe de las FARC-EP.

A pesar de la desidia del gobierno nacional en cumplir con la implementación del Acuerdo de paz y adecuar las instalaciones de los puntos de concentración donde las tropas de las FARC-EP harán la dejación de las armas y la transición a movimiento político civil, la guerrilla ha mantenido inquebrantable su compromiso con la paz y ha cumplido firmemente lo acordado. Pero hoy en gran parte del territorio nacional, se siente un profundo temor por el fortalecimiento y expansión territorial de los grupos paramilitares, quienes, a pesar de ser negados por el Gobierno nacional, hoy vuelven a tener el poder que tuvieran en el pasado, como ocurrió con las Autodefensas Unidas de Colombia, la más grande confederación paramilitar en Colombia, que durante casi una década de existencia fue el causante de los más atroces crímenes contra poblaciones enteras y el desplazamiento de millones de personas.

Hoy grupos paramilitares como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia controlan cerca de 300 municipios en el país, amedrentando a la población civil, mantienen vínculos con la fuerza pública y funcionarios del Estado y operan como la mano negra al servicio de gamonales políticos y empresas nacionales y transnacionales. Y quienes más sienten el temor son las organizaciones sociales rurales, pues cada vez son más frecuentes los asesinatos selectivos de líderes sociales y defensores de derechos humanos, principalmente líderes de base; campesinos, indígenas y afros de a pie, líderes históricos que tienen un potencial papel protagónico en la implementación de los acuerdos de paz.

Los acuerdos de paz tienen como eje transversal el enfoque territorial, que indica que serán priorizadas las zonas donde históricamente se vivió el conflicto armado, allí donde ha reinado hasta ahora la ley del más fuerte, se concentrarán los esfuerzos del gobierno y la sociedad por construir Estado Social de Derecho y establecer el imperio de la ley. Esto pasa por fortalecer los mecanismos de participación popular y convertir a la sociedad civil en un agente central del cambio. Con lo cual serán las organizaciones sociales en esas regiones, quienes tendrán la posibilidad de tener un papel activo en la materialización de los acuerdos de paz, principalmente en el punto sobre reforma rural integral, participación política y política cultivos de uso ilícito. Tres temas que han sido causas estructurales del conflicto armado que causaronel alzamiento en armas de las FARC-EP: la concentración de la tierra, el modelo político excluyente y el abandono del campo.

Y es que las alarmas están prendidas desde la finalización del proceso de paz, el fin de semana justo antes de la firma del Acuerdo Final, fueron asesinados vilmente tres líderes sociales: Erley Monroy y Didier Barreto, líderes campesinos y defensores de derechos humanos y del ambiente de la Macarena, Meta, miembros de la Asociación Campesina Ambiental del Losada Guayabero ASCAL-G y del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica; y Rodrigo Cabrera, defensor de derechos humanos y también miembro de Marcha Patriótica, fue asesinado en Policarpa (Nariño). Y atentaron contra la vida de dos más: Danilo Bolaño Díaz y Hugo Cuellar.

Según el informe de Front Line defenders, Colombia encabeza el listado en América Latina en el número de líderes sociales y defensores de derechos humanos asesinados en 2016. La Defensoría del Pueblo ha denunciado que durante el año 2016 fueron asesinados más de 120 líderes y defensores de derechos humanos en todo el país, principalmente en zonas rurales, cifra más alta en la historia reciente del país. Estos hechos dan muy mal señal, para nadie es difícil recordar el genocidio de la Unión Patriótica, partido político que surgió de una negociación similar entre el gobierno nacional y las FARC-EP en 1984, que se convirtió en una esperanza de cambio para millones de colombianos, pero terminó con una danza macabra de muerte y terror, que cobró la vida de más de cinco mil de sus militantes, y ahogó en ese momento la esperanza de paz, pues los sobrevivientes tuvieron que exiliarse del país o ingresar a las filas de las FARC.

Hoy son el Movimiento Político y Social Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos las organizaciones sociales con mayor número de miembros asesinados, agredidos o amenazados. ¿Será la crónica de un genocidio anunciado?, hoy es frecuente que los titulares de la prensa anuncien otro asesinato de algún líder social en alguna vereda de un municipio priorizado para la implementación de los Acuerdos de paz. Lo peor es que lo temíamos, sabíamos que las oligarquías de este país, acostumbradas a ordenar la muerte de aquel que reclamara sus derechos por la tierra y no permitirían superar las relaciones feudales sobre la propiedad de la tierra por vías democráticas.

Esto siempre lo tuvieron presente El Gobierno nacional y las FARC-EP mientras negociaban la paz, y para ello contemplaron una serie de medidas que buscan una eficaz protección a las organizaciones sociales y el combate contundente a los grupos paramilitares, entre ellas se encuentra la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, encabezada por el mismo Presidente de la República e integrada por todos los órganos de Estado y organizaciones sociales defensoras de derechos humanos, la cual tiene como responsabilidad generar las medidas para la seguridad de las organizaciones sociales, el combate y desmantelamiento del paramilitarismo. Así mismo contempla la creación de una unidad especial de investigación de los ataques contra los líderes sociales y un cuerpo élite para el combate de estas estructuras.

Sin embargo, todo esto ha quedado en palabras, en discursos bonitos que llenan de esperanza, pero que en la realidad no significan nada, pues siguen matando un o una líder social cada dos días en algún rincón del país.La mayor parte de estos crímenes son en los departamentos de Cauca, Antioquia, Córdoba, Nariño, Norte de Santander Caquetá o Valle del Cauca, donde se encuentran las mejores tierras, los yacimientos de minerales como el oro y las mayores fuentes de agua. Allí están felices las empresas multinacionales porque saben que ahora será más fácil entrar a saquear los recursos naturales. Pero también en esas regiones hay mayor organización social campesina, indígena o afro, con líderes fuertes y conscientes del papel que tienen en la construcción de una nueva Colombia.

Los señores de la guerra aún tienen mucho poder y hoy quieren ahogar en sangre las semillas de paz que están germinando, y el gobierno nacional es cómplice o incapaz de controlarlos. Aún la mano negra del Estado sigue intacta, aún quedan activos una gran parte de los mandos de la fuerza pública que se formaron en la escuela de las Américas, prepararon a los grupos paramilitares y cometieron masacres codo a codo junto a ellos.

La paz de Colombia está en juego, los que se benefician de la guerra no pueden arrebatar el futuro a todo un pueblo, hoy más que nunca urge fortalecer la cadena de afectos, la fraternidad popular y la solidaridad internacional en defensa de la vida de las organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos, semillas de un nuevo amanecer.

Panamá: Corrupción Ístmica

Richard Morales:  Panameño. Politólogo. Profesor de Ciencia Política en Universidad de Panamá y USMA. Magíster en Política de la Universidad de Harvard. Militante del FAD.

 

Por: Richard Morales

El destino de todo pueblo está determinada por el papel que elige ocupar ante los demás pueblos del mundo. Panamá, cuyo lugar a nivel global gira en torno al uso que le dé a su posición geográfica, constituida históricamente como su principal recurso estratégico, está atrapada en una permanente disputa, entre manejar dicha posición de forma soberana y solidaria, poniéndola al servicio del bienestar de la humanidad como fue dispuesto por Bolívar en la Carta de Jamaica, o corrompiéndola a cambio del enriquecimiento fácil, subordinándose a los más ruines intereses de las potencias imperiales. Read more