LUCHA POR LA DESPRIVATIZACION DEL AGUA EN EL SALVADOR

La lucha por el derecho humano al agua en El Salvador es un tema de vida o muerte, este país de apenas veintiún mil kilómetros cuadrados subsiste gracias a la cuenca del Lempa, lo que abarca también a Guatemala y Honduras, siendo fundamental la protección de cuencas acuíferas en un país agua dependiente como el nuestro.

Por: Oscar Leonel Morales – Movimieno Nuevo País

Recientemente la Asociación Nacional de la Empresa Privada en El Salvador conocida como ANEP introdujo una pieza de correspondencia a la Asamblea Legislativa por medio de su partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), cuyo fundador fue el autor intelectual del asesinato de Oscar Arnulfo Romero en los años ochenta, en la cual solicitaba aprobar una Ley de Aguas que creara un
ente administrador del agua dirigido por la empresa privada, esto alerto al movimiento social organizado, iglesias, movimientos ambientalistas y universidades sobre las intenciones oscuras de privatización del agua que impulsaba la ANEP . En los medios de comunicación y en las calles
el tema era la lucha por la defensa del agua, organizándose diferentes movilizaciones y pronunciamientos en condena por esta arremetida de la empresa privada en El Salvador.

Lo anterior responde a la lógica de acumulación de capital, en la cual la oligarquía salvadoreña busca privatizar todos los servicios básicos, siendo el préstamo del servicio del agua uno de los activos que mayor rentabilidad generarí para la fracción de la oligarquía agroindustrial dirigida por el magnate Tomas Regalado, quien también es dueño de ARENA.

En consecuencia, las organizaciones sociales respondimos con lucha de calle, movilización y acción, en la cual logramos detener provisionalmente las intenciones de privatización, sin embargo consideramos que la lucha continua en el sentido que más del ochenta por ciento del agua esta
privatizada por la oligarquía agroindustrial que la utiliza para el monocultivo de la caña de azúcar lo que origina no solo la ampliación de la frontera agrícola en el país, sino el acaparamiento del bien hídrico por parte de una fracción oligárquica. Consideramos además que la discusión sobre el agua se debe enrumbar en la desprivatización de la misma, tomando en cuenta lo siguiente:

1. Los términos utilizados por nuestra legislación salvadoreña expresan además de una postura ideológica, una intención política y económica, por lo que es necesario establecer una diferencia entre el lenguaje sistémico y el expresado por la alternativa popular cuando se hace referencia al agua, pues en la concepción capitalista el agua es concebida como recurso, respondiendo además a la filosofía antroponcentrista donde el centro es el ser humano y la naturaleza está a su servicio, es decir puede ser utilizada de acuerdo a intereses y no solo a necesidades, tomando en cuenta que las necesidades son finitas y los intereses infinitos, el agua es concebida como no finita y por tanto utilizada de acuerdo a intereses de una minoría que administraría el bien. En contraposición a esto, se concibe bajo la filosofía anti sistémica y biocentrista que el centro de todo es la vida y el ser humano forma parte de ella, en esta lógica el agua deja de ser un recurso y se convierte en un bien natural que nos es común, que pertenece a lavida para la reproducción d e la vida, que es finito y que debemos cuidar promoviendo su reproducción.

2. Que la lucha no se limita a la privatización del agua en cuanto a que sea administrada por un ente privado, sino a la desprivatización, es decir que no se conciba bajo la lógica del mercado en donde todo se compra y se vende, se comercializa y se convierte en mercancía, siendo el agua uno de los activos visto como factor de acumulación de capital, donde su valor es de cambio y no de uso, ese contexto reina en el país por lo que debemos combatirlo.

3. El enfoque del problema debe abordarse en forma sistémica y no coyunturalmente, de manera que bajo el modelo económico Neoliberal no existen alternativas viables que soluciones el problema del agua y de la vida, lo que implica que cualquier propuesta que este bajo la filosofía de este modelo será en beneficio del gran capital y no de la gente pobre, del pueblo, por lo tanto, mientras el pueblo no se plantee la construcción del poder para la toma del poder jamás podrá implementar un proyecto que privilegie la vida y la defensa de nuestros bienes comunes.

4. Que la amenaza del bien común agua no es únicamente la aprobación de la propuesta de Ley que
impulsa la ANEP acompañada por el partido ARENA, sino que existen proyectos y leyes que deben ser revocados inmediatamente, como el Asocio Publico Privado, Tratado de Libre Comercio como el CAFTA-DR, la Alianza para la Prosperidad del llamado Triángulo Norte, iniciativas de ley
como la Propuesta de Zonas Económicas Especiales, etc.Lo cual debe estar en la agenda de lucha del movimiento
social.

5. Construir una propuesta de desprivatización del agua con amplia participación, con un enfoque anti sistémico, anti neoliberal, popular, integral y regional que plantee un sistema de protección regional de agua, pues en el caso de El Salvador, somos un país agua dependiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *